EL TANQUE ELEVADO CUPINO ESTARÁ TERMINADO EN JULIO

536

El alcalde de Puerto Colombia, Wilman Vargas  Altahona, hizo claridad este martes sobre el futuro de las obras del tanque elevado Cupino y la terminación de las diferentes fases del proyecto contratado por la Financiera de Desarrollo Territorial –Findeter-, como parte de las soluciones a los problemas de agua potable en este municipio. 

En un comité técnico celebrado en su despacho, comprometió al contratista y a la interventoría para que a principios de julio de este año sean entregadas completamente terminadas las obras.

A la reunión asistió el gerente general de Triple A Guillermo Peña y varios de los ejecutivos que tienen que ver con los servicios que atiende esa empresa en esta población, entre ellos Carmelo Faillace.

Actualmente se está en las pruebas de las tuberías que llevarán el agua al depósito elevado y se trabaja en arreglos al tanque semi enterrado ubicado en los patios de las oficinas de Triple A ubicadas en la Calle  2 con Carrera  4, desde donde se bombeará el líquido hasta el almacenamiento en construcción, esa infraestructura estaba en desuso, sufrió agrietamientos que ahora están corrigiendo.

Los representantes de la empresa contratista y el Jefe de Interventoría de los trabajos, Anselmo Martínez, se comprometieron, igualmente, para traer la máquina piloteadora que instalará las bases  que soportarán el tanque para finales de febrero.

foto archivo

El contratista logró que Findeter, entidad contratante de las obras, le concediera un plazo adicional para esta labor de unos 45 días, posterior a esas  tareas se procederá al montaje del tanque que fue adquirido por la empresa contratista hace un año aproximadamente, de acuerdo a la explicación entregada por Martínez.

Al proyecto le hace falta, además,  restablecer el concreto en la Carrera 10 con Calles 2 a la 11 por donde fue instalada la ductería y el restablecimiento del pavimento dañado, por la misma razón,  en la vía al cementerio.

En la reunión, Triple A reportó que fueron instalados 3.000 metros lineales de tubería de polietileno de 400 milímetros  entre la subestación de Salgar y Pradomar , exclusivamente para alimentar el tanque semi enterrado. Hace falta instalar 700 metros más hasta empalmar con la ya existente que llega ese depósito.

Por otro lado el alcalde Vargas Altahona, manifestó su desacuerdo con la instalación de la tubería que va al taque elevado por debajo del pavimento, en su consideración debió ser ubicada en el andén, para evitar futuros daños a la vía ante emergencias en esa línea de conducción y los consabidos problemas en la movilidad vehicular del municipio.

Notificará a Findeter de su punto de vista técnico, señaló «Que si bien el municipio no es el contratista, si es el receptor de la inversión y por lo tanto velaremos porque todas las obras sean bien ejecutadas para que sean duraderas y beneficien a la comunidad como debe ser».

Otro de los aspectos que preocupa al mandatario porteño es  el desarrollo de las tuberías de distribución y las conexiones domiciliarias  para, finalmente, entregar el agua a los beneficiarios.

En conclusión, en julio se entregarían las obras del tanque elevado terminadas, pero todavía hay mucho por hacer.