FBI se suma a búsqueda del bebé Andrew, hijo de una de las víctimas del triple homicidio en Miami

446

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) se sumó a la frenética búsqueda del bebé Andrew Caballeiro, hijo de una de las víctimas del espeluznante triple homicidio ocurrido en Miami el martes pasado, al tiempo que su familia desesperada implora por información sobre el paradero del niño desaparecido hace casi una semana.

El bebé tuvo una semana de nacido cuando su padre Ernesto Caballeiro, de 49 años, presuntamente lo secuestró tras la muerte de la mamá del menor, Arlety García Valdés, de 40 años, de su abuela Isabel Valdés González, de 60, y de Lina González Licor, la bisabuela de 84 años, todas de origen cubano. Las autoridades juzgan a Caballeiro como sospechoso de los asesinatos.

“Nuestros detectives aún tienen todas las pistas que tienen en el caso. Tenemos la asistencia del Departamento de la Policía de Florida (FDLE, por sus siglas en inglés) y del FBI, pero en este momento no ha tenido cambios en la investigación ”, dijo este lunes al Nuevo Herald el detective Ángel Rodríguez, del Departamento de la Policía del condado Miami-Dade.

Sospechoso de triple homicidio no tenía ‘una relación bonita’ con la madre del bebé desaparecido

La madre del bebé secuestrado que sigue desaparecido estaba separada de su pareja cuando este presuntamente abrió fuego contra ella, su mamá y su abuela.

La familia de las víctimas del triple asesinato ocurrido en el Condado Miami-Dade ruega porque aparezca el recién nacido. Su padre, Ernesto Caballeiro, de 49 años, quien fue encontrado muerto de una herida autoinfligida, es sospechoso de los asesinatos.

“Yo tengo la esperanza de que él (Caballeiro) lo entregó a alguien. Tengo la esperanza de que el bebé está vivo”, dijo a el Nuevo Herald Reina Valdés, tía de Arlety García Valdéz, una de las víctimas.

Además de la madre del bebé Andrew, Arlety García-Valdés, de 40 años, también murieron la abuela del niño, Isabel Valdés González, de 60 años, y la bisabulela, Lina González Licor, de 84 años. El hecho ocurrió el pasado martes en una residencia ubicada en 21941 SW 187th Ave.